Paseo por las orillas, de Virgil Teodorescu.

Paseo por las orillas, de Virgil Teodorescu:

Conservé en sal el cuerpo de mi amada
para tenerlo toda la vida, 
después la besé en la boca
y salí a pasear hacia las frescas orillas.
Por las orillas se paseaban también mis panzudos padres
con sus vestidos sólidos
y a un lado y otro de los bolsillos vigilaban
unos salvajes jaguares.
Pero desde el interminable horizonte
bajaban hacia los bolsillos de mis padres
un sinnúmero de finas escales de seda
en las cuales veía escenas extrañas
y mientras tanto
un combate naval se consumía en alta mar
y mucho más lejos emergían los tiburones en busca de víctimas
llevando hasta la superficie el impúdico seno del mar.
Mis panzudos padres tranquilos como un edificio
bajo los rayos de la luna, acariciaban de vez en cuando las cabezas de los poderosos jaguares,
paseaban conmovidos recordando su vida
pasada juntos en las frescas orillas.
Para evitar un encuentro con ellos,
que hubiera podido proyectarme en la más
negra desesperanza,
he entrado en la primera peluquería
y de eta manera, obligado en el más estricto
sentido de la palabra,
me he hecho cortar el ponzoñoso cabello
en el cual se ocultaba mi amor,
bajo rizos dolorosos y fríos
y un grito lejano; estoy allí mientras
tú vagas por las peñas
como el naufragio y el palpitar del mar.
Pero en el suelo y en las manos del peluquero,
donde yacía mi ponzoñoso cabello, 
volvía a ver las extrañas escenas que sucedían
en las escaleras de seda
las que bajaban hacia los bolsillos de mis padres
desde el interminable horizonte.



Chicas tranquilas y limpias con limpios vestidos, de Charles Bukowski:

Chicas tranquilas y limpias con limpios vestidos, de Charles Bukowski:

Todas las que conozco son putas, ex putas,
locas. Veo hombres con mujeres
tranquilas, amables, los veo en los supermercados,
los veo caminando por las calles juntos,
los veo en sus departamentos: gente en
paz, a menudo horas o días de paz.
Todas las que he conocido son adictas a las pastillas,
alcohólicas, putas, ex putas, locas.
Cuando una se va
llega otra
peor que la anterior.
Veo tantos hombres con chicas tranquilas y limpias
bien vestidas
chicas con caras que no son lobunas
o predatorias.
"No traigan más una puta por acá", les digo a
mis pocos amigos, "me voy a enamorar de una".
"No podrías estar con una buena mujer Bukowsky".
Necesito una buena mujer,
necesito una buena mujer,
más de lo que necesito una máquina de escribir,
más de lo que necesito a mi auto, más
de lo que necesito a Mozart.
Necesito tanto una buena mujer que
puedo saborearla en el aire, puedo sentirla
en la punta de mis dedos,
puedo ver veredas construidas
para que sus pies caminen,
puedo ver almohadas para su cabeza,
puedo sentir mi risa que espera,
puedo verla acariciando un gato,
puedo verla durmiendo,
puedo ver sus pantuflas en el piso.
Sé que existe
pero, ¿Dónde está ella en esta tierra
mientras las putas continúan llegando?


Nunca me enamoraría de noche, de Duncan Dhu:

Nunca me enamoraría de noche, de Duncan Dhu:

Jack Nicholson no miente, 
en las barras de los bares; 
las parejas se besan; 
en la intimidad, 
de los cementerios.

Jack Nicholson no ríe, 
con la luz de la mañana; 
ha soportado la tormenta, 
con billetes nuevos, 
se ha desfigurado.

Y él dijo: 
"Nunca, nunca me enamoraría; 
me enamoraría, 
de noche."

Ha cruzado las sombras, 
vacías de los sueños; 
ha vendido el pasado, 
por un par de puñados, 
de estrellas.

Él dijo:
"Nunca me enamoraría; 
me enamoraría, 
de noche!"

Las más guapas siempre mienten, 
con sus vidas complicadas; 
y sus mundos, 
de piernas infinitas.

Y él dijo: 
"Nunca, nunca me enamoraría; 
me enamoraría, 
de noche."



Lili Marleen, de Norbert Schultze:

Lili Marleen, de Norbert Schultze:

Frente al cuartel,

delante del portón,
había una farola,
y aún se encuentra allí.
Allí volveremos a encontrarnos,
bajo la farola estaremos.
Como antes, Lili Marleen.
Nuestras dos sombras
parecían una sola.
Nos queríamos tanto
que daba esa impresión.
Y toda la gente lo verá,
cuando estemos bajo la farola.
Como antes, Lili Marleen.
Pronto llama el centinela
"Están pasando revista
Esto te va a costar tres días"
Camarada, ya voy
Entonces nos decíamos adiós
Me habría ido encantado contigo
Contigo, Lili Marleen
Ella conocía tus pasos
tu elegante andar
todas las tardes ardía
aunque ya me había olvidado
Y si me pasara algo
¿Quién se pondría bajo la farola
Contigo?, Lili Marleen
Desde el espacio silencioso
Desde las tierras de la tierra
Me mantienen como en un sueño
tus adorables labios
Cuando la niebla nocturna se arremoline
yo estaré en la farola
Como antes, Lili Marleen.



Otras.


caída bici.


Castellón.

Lavadero.


Concierto.


matarraña y torrevieja.


pirineo. villanovilla.